“Que se diga que el voto cruzado en el interior no existe, denota ignorancia”

81
Irma Alicia Velásquez Nimatuj, periodista, escritora y analista política de origen quiché, afirma que en las poblaciones indígenas existe conciencia política a la hora de votar.
Las personas en el interior del país consideraron que estas elecciones eran una posibilidad para desplazar a quienes se encuentran involucradas en temas de corrupción, explica la doctora Irma Alicia Velásquez Nimatuj, una mujer quiché que además es analista política y periodista.
Advierte sobre la necesidad de que se emita una nueva Ley Electoral y de Partidos Políticos, y no que se reforme la actual. También habla de la necesidad de fortalecer la educación bilingüe, así como la participación de comités cívicos, porque ello fortalece el equilibrio de las relaciones de poder.
¿Qué opina del resultado electoral en los departamentos con mayor población indígena?
El voto cruzado no es nada novedoso. Si revisamos los resultados del Tribunal Supremo Electoral (TSE) de elecciones pasadas, vamos a encontrar que en el tema de alcaldías no coinciden con la cantidad de votos que obtuvo el candidato a presidente o los candidatos a diputados. No coincidía, porque en otras elecciones había fuerza expresada en varios comités cívicos. El voto cruzado es algo que ha venido permeando. El hecho de que se diga que el voto cruzado en el interior no existe, denota ignorancia de la situación que se vive en el país.
¿Cree que esta vez llegó más información a las comunidades?
En ese tema por supuesto que se ven cambios. No es que el interior haya estado desinformado, lo que ocurre es que el padrón electoral ha crecido en el tema de votantes, sobre todo de mujeres, porque la comunidad internacional ha apoyado muchísimo el tema. Además, el resultado electoral tiene relación con los fenómenos de territorio, en el asunto del poder político y los espacios locales. Definitivamente, en el interior del país la corrupción golpea a las personas de forma fuerte. Por ejemplo, si se quiere una plaza de maestro, hay que abocarse a los que tienen el poder de decisión sobre estas plazas, entiéndase a diputados, alcaldes o personas involucradas en actos de corrupción en las instituciones de Gobierno.
Entonces, ¿la corrupción fue el gran detonante?
Vemos que todo implica corrupción: una autorización de construcción o la solicitud de un servicio público. Qué pasó entonces, que la gente se dio cuenta de que esta era la oportunidad de desplazar a quienes están involucrados en esos actos. Otro elemento es que en el interior el voto se ha comprado de diferentes formas: en efectivo, en ofrecimiento de plazas, en la apertura de espacios para ventas en donde no es permitido, en la apertura de cantinas por favores políticos, etc. Todo esto ocurre en el interior del país, a lo que se le suman los conflictos a causa del extractivismo. La urbanidad solo ve lo que ocurre en la urbanidad.
¿Fue un voto razonado?
Fue un voto razonado y en la búsqueda de un nuevo futuro, con intereses comunes. La gente tomó confianza y se dio cuenta de que era un buen momento para decidir sobre nuestro territorio, sobre temas como el extractivismo, por ejemplo.
¿Qué le hace falta a la Ley Electoral y de Partidos Políticos respecto a los pueblos indígenas?
La ley electoral no necesita reformas, se necesita una nueva. La que actualmente se quiere reformar no toca problemas profundos. Por ejemplo, los comités cívicos están desapareciendo, pese a que han sido un vehículo eficaz para equilibrar las relaciones de poder en el interior del país. La ley actual no tiene condiciones de igualdad de participación de la comunidad indígena, se necesita la participación plena de las mujeres. Además, no habla de idiomas. Ese es un tema que debe incluirse, no para que se establezca cómo hacer propaganda, sino para comunicar los planes que tiene cada candidato y sus proyectos.
La representatividad indígena en el Congreso es mínima ¿por qué?
Los programas impulsados por el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), para que se incrementara la representatividad indígena, tuvo resultados; sin embargo, los partidos políticos han utilizado a los representantes indígenas para ponerlos en casillas en donde tienen muy pocas probabilidades de ganar. Actualmente, en el Congreso hay 17 anteproyectos de ley estancados, entre los cuales están desde la ampliación de educación bilingüe hasta sexto primaria, hasta la Ley de Desarrollo Rural.
¿Ve que el próximo sea un Parlamento diferente?
Vamos a ver cambios en el Congreso. Sin contar que Líder ya tiene una tendencia a desmoronarse, al igual que el Partido Patriota. Considero que los diputados que entraron por Encuentro por Guatemala y Convergencia harán que el debate que se genere sea interesante. No hay una aplanadora y eso es bueno para el país.