Honduras requiere políticas y mayor inversión en educación de las niñas

91
Tegucigalpa (EFE).- Honduras debe romper la persistente desigualdad de género e invertir más en la educación de las niñas que aún enfrentan dificultades para asistir a la escuela, lo que inevitablemente afectará su desarrollo, alertó la primera dama del país, Ana García, junto a expertas en la materia.
Al inaugurar el foro “Por ser niña, pequeñas acciones para grandes cambios”, auspiciado por la ONG Plan Internacional, la primera dama de Honduras señaló que inculcar la educación en las niñas de esta generación transformará la oportunidad de la próxima.
García dijo estar convencida de que invertir en la educación de las niñas es invertir en el futuro, les da esperanza y la oportunidad de, algún día, desarrollar el país.
“Invertir en las niñas marcará una ruta de desarrollo muy importante para nuestro país y no lo veamos como un gasto, es una inversión”, subrayó.
La primera dama enfatizó que el Gobierno está apostando por la ampliación de la cobertura educativa para reducir “la alta tasa” de embarazos tempranos en Honduras, el segundo país de toda América Latina en embarazos prematuros.
Una tercera parte de los embarazos en América Latina corresponde a menores de 18 años y en Honduras uno de cada cuatro partos es de una mujer menor de 19 años, según cifras de organismos de Naciones Unidas divulgadas en el evento, celebrado en Tegucigalpa.
Además, hizo un llamamiento “a la acción” para que se implementen “acciones” orientadas a lograr “la igualdad y el empoderamiento” de las niñas en Honduras porque, en su opinión, las mujeres tienen “un don de transformación” de la familia.
“Las niñas tienen un gran potencial y cuando un país aprovecha ese potencial, ese país comienza a generar el desarrollo que todos necesitamos”, señaló la primera dama.
La peruana Susana Villarán, experta del Comité Internacional de Derechos del Niño de Naciones Unidas, dijo a Efe que pese a los avances de Honduras en materia de acceso a la educación en sus distintos niveles, miles de niñas se mantienen fuera del sistema o deben abandonar la escuela a temprana edad.
Villarán abogó por superar las “barreras” que impiden a estas menores acudir a la escuela, bien por la falta de recursos económicos o porque su destino es el matrimonio temprano y se convierten en madres adolescentes, lo que afecta su desempeño escolar.
Destacó que muchas niñas en el mundo sufren discriminación por género, que afecta a su acceso a la educación y, en consecuencia, a su desarrollo social, lo que alimenta “el ciclo de pobreza” en la región.
“Es un tema hemisférico e internacional, en el que las niñas sufren por ser invisibles y porque somos mujeres, no tenemos las oportunidades que tienen los varones, es un tema histórico”, enfatizó la peruana.
Además, instó a Honduras a realizar “inversiones sostenidas” en la educación de las niñas y abogó porque las menores reciban educación sexual en las escuelas.
Villarán señaló que el embarazo precoz es un tema “gravísimo” porque condena a las adolescentes a vivir en “un circulo infernal de la pobreza”.
Resaltó, además, que los padres son a menudo un obstáculo a la hora de escolarizar a las niñas porque infravaloran las ventajas de la formación.
Honduras cuenta con 1,7 millones de niñas, muchas de las cuales se ven lastradas en sus oportunidades de desarrollo solo por ser jóvenes y mujeres, dijo a Efe la directora de Plan en Tegucigalpa, Belinda Portillo.
Destacó que Honduras requiere “políticas públicas con enfoque de igualdad de género” que garanticen el derecho a la educación de las niñas y contribuyan a la reducción de embarazos tempranos.