En vías de extinción 3 lenguas indígenas en Oaxaca

125
El Centro de Estudios y Desarrollo de las Lenguas Indígenas de Oaxaca (CEDELIO) ha realizado investigaciones y actividades encaminadas a preservar las lenguas indígenas maternas del estado, ya que actualmente tres de ellas están en peligro de desaparecer.
En entrevista con Notimex, René González Pizarro, coordinador de difusión del CEDELIO, señaló que Oaxaca es el estado que posee la mayor diversidad lingüística en el país con 15 lenguas indígenas que aún se hablan en la entidad.
Sin embargo, destacó que tres de ellas se encuentran amenazadas con riesgo de convertirse en lenguas muertas.
“Actualmente estamos trabajando con las lenguas más amenazadas como es el chontal, chocholteco y el ixcateco, precisamente porque necesitan atención por ser de las lenguas que más riesgo tienen de perderse”, apuntó.
Por lo que señaló que se han destinado esfuerzos para tratar de preservarlas, como en el caso específico del ixcateco, lengua originaria del municipio San Pedro Ixcatlán y la que está más próxima a morir.
“En el caso del ixcateco, es la lengua más amenazada y es la siguiente que va a morir en Oaxaca y lo tenemos que decir así, todo los esfuerzos que hagamos nosotros van a parecer imposibles para detener su muerte”, aseveró.
Mencionó que actualmente sólo quedan seis personas que hablan esta lengua y todos son adultos mayores de más de 70 años.
“Aún así los intentos que estamos haciendo van más hacía la documentación a tratar de retener lo mayor posible de esta lengua antes de que estos hablantes se mueran”.
Indicó que una de las actividades que realiza el Centro para buscar la preservación y desarrollo de las lenguas es la documentación lingüística, la cual tiene como objetivo la compilación y documentación de palabras de una lengua.
“Por ejemplo, el lingüista va y recoge las palabras, las graba, las analiza dentro de la ciencia lingüística, busca los tonos, y en algunos casos buscamos la unificación o desarrollo de alfabetos” señaló.
Una de las técnicas que utilizan los lingüistas de este centro para hacer la documentación, mencionó González Pizarro, es la recopilación de palabras a través de los campos semánticos.
“Los campos semánticos que nosotros utilizamos son grupos de palabras que tienden a partir de lo cercano a lo lejano de las personas, entonces un primer campo semántico de palabras puede ser el cuerpo humano y de ahí se recogen palabras de partes del cuerpo, mientras que un segundo campo semántico más lejano, puede ser de cosas que encontramos en una casa”, añadió.
Señaló que en los casos donde ya exista un alfabeto de una lengua “pues entonces sólo se va a escribir con ese alfabeto que ya existe, a veces grabamos las palabras en campo con una grabadora portátil o a veces los traemos a la cabina improvisada que tenemos en el CEDELIO y entonces podemos grabar ahí, ya que muchas lenguas son tonales”.
El especialista apuntó que cuando no existe un alfabeto o no está consensado, “trabajamos con la comunidad para realizar una norma alfabética, ya no ortográfica, sino sólo alfabética, pues este tipo de cuestiones las hacemos, porque si queremos que esa lengua se lleve a lo escrito, tenemos que hacer este proceso”.
En el caso del ixcateco, además de la documentación lingüística que se está realizando, los esfuerzos también han ido enfocados a cuestiones de identidad.
“Con el ixcateco, trabajamos el pasado histórico para que los habitantes de las regiones donde se habla esta lengua, sepan, recuerden, valoren y se sientan orgullos de que ahí se habló esta lengua”, comentó.
Es por eso que se encuentran trabajando con escuelas de Ixcatlán para realizar una serie de proyectos que busquen la preservación de la lengua.
“Estamos trabando con las escuelas donde estamos tratando de armar un kit para crear un multijuego, que al mismo tiempo puede ser un memorama, una lotería, es decir, varios juegos en uno solo, va a estar en ixcateco para que se trabaje en las escuelas”, señaló.
González Pizarro mencionó que, además, se encuentran trabajando en un proyecto llamado “Paisaje lingüístico” el cual consiste en la realización de señalizaciones para el pueblo que van a estar escritas en ixcateco.
“También en este año se publicó el calendario de San Pedro Ixcatlán del 2016, que está en ixcateco y que también tiene un lienzo que se descubrió en Ixcatlán y que ahora está en un museo francés pero pudimos reproducirlo” señaló el coordinador del CEDELIO.
En lo que respecta al chocholteco, otra de las lenguas amenazadas, mencionó que hay pueblos donde ya no se habla por lo que comenzaron a trabajar con los pueblos que todavía lo hacen.
“Hay pueblos donde ya no se habla, entonces lo que estamos haciendo es trabajar con otros pueblos donde si se habla y que se junten, afortunadamente lo hicieron en un comité, y allí se hizo un trabajo muy interesante que creo no se ha hecho en algún otro lado, que es tratar de que en un lugar donde ya no se habla se recupere esa lengua”, indicó.
Por otra parte, González Pizarro destacó que es normal que una lengua se muera, pero en el caso de las lenguas indígenas, esta muerte no es natural ya que se da desde varios frentes.
“Uno de ellos es que le podemos echar la culpa a los papás, porque ya no le enseñan las lenguas a sus hijos, otra opción sería que el modelo de educación bilingüe en Oaxaca, no funciona, y los maestros no están usando la lengua para trasmitir conocimiento en las escuelas”.
Sin embargo, destaca que han llegado a la conclusión que el problema más grande de la muerte de las lenguas, es la discriminación desde el propio estado.
“Cuando un estado dice que su única lengua es el español, aunque no lo diga en la constitución, pero lo hacen de facto, está impulsando una discriminación lingüística y está apoyando la muerte de las lenguas” apuntó.
Por lo que considera importante que se sigan realizando proyectos que busquen la preservación de las lenguas maternas de los pueblos indígenas pues menciona, forman una parte importante de la identidad de los pueblos.