Educación afronta situación deplorable

106

“Mi sueño es llegar a ser veterinaria”. Esta es la aspiración de Lisseth Esperanza Pocasangre Hernández, de 12 años, estudiante de sexto primaria de la Escuela Oficial Urbana Mixta 673, sector I, Villa Hermosa I, San Miguel Petapa.  Es la mayor de tres hermanos y colabora en la venta de frutas de su progenitora, quien como madre soltera sostiene a la familia, con lo que obtiene de su clientela en el mercado de dicha localidad.

Lisseth está a la espera de un cupo para estudiar en el nivel básico; carece de libros de texto y de recursos para su refacción, así como de otras condiciones que le permitan cumplir su sueño.

La historia de la adolescente es una más entre los 3.2 millones de niños y jóvenes que atiende cada año el Ministerio de Educación (Mineduc) en los casi 35 mil establecimientos públicos.

El panorama luce sombrío, pero la futura ministra de Educación Cynthia Del Águila confía en que el nuevo gobierno podrá comenzar a revertir la situación.

Sombrío panorama

Seis de cada diez adolescentes no logran ingresar en el ciclo básico, de acuerdo con estadísticas oficiales.

El Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) señala que un 26% de los niños guatemaltecos entre los 7 y los 14 años (casi 700 mil) no logra asistir a la escuela primaria.

Además, cada año más de 200 mil niños que se matriculan terminan abandonando las aulas.

El mismo organismo de la ONU advierte que Guatemala es uno de los países que menos invierte en educación, tan solo un 2.2% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando el promedio es de un 4.4% en América Latina.

Un foro organizado en 2010 por la fundación Konrad Adenauer señaló que sólo 89 de cada 100 niños son matriculados en la escuela y, de éstos, sólo 18 terminan el sexto grado.

Los niños abandonan las aulas por falta de interés o porque tienen necesidad de trabajar fuera del hogar para sobrevivir.

También 25 de cada 100  niños de entre los 5 y los 18 años no se inscriben en la escuela, de los cuales 7 de cada 10  son niñas, lo que evidencia un grave problema de género.

“En 2011 se cumplió la mitad del ciclo lectivo que consta de 180 días, lo que afecta negativamente en el proceso de enseñanza-aprendizaje de los niños y que no fue recuperado, pese a que se recomendó”, destaca María Ester Ortega, coordinadora de la Gran Campaña Nacional por la Educación, que agrupa a 85 entidades de la sociedad civil.

Preocupa también que  sólo el 40% de los estudiantes de primero a tercer grado de primaria supera las pruebas de matemáticas, mientras que el 48% aprueba las de lectura. En el caso de los docentes, sólo el 50% posee los conocimientos básicos en estas materias, según el informe Resultados de Auditoria Social 2011, presentado el año pasado por la citada instancia.

Nuevas medidas

El recién creado Observatorio Nacional de Educación, conformado por profesionales de la Universidad de San Carlos (Usac) y agrupaciones de la sociedad civil, presentó en 2011 el documento Estrategias y Acciones por la Educación Nacional, que recomienda ampliar la cobertura y  entregar a tiempo los materiales para los alumnos.

Carlos Aldana, director de Docencia de la Usac y ex viceministro de Educación, considera que otro desafío es “enfocar la educación hacia las comunidades más pobres, con énfasis en el trabajo para que nuestros niños lleguen a graduarse de la universidad para contribuir con el desarrollo humano, económico y social de Guatemala”.

Agrega que es importante asignar más recursos a la Educación, pero también generar los mecanismos que permitan la transparencia.

Facilitar que se cumpla el sueño de Lisseth y el de otros miles de niños y jóvenes es el reto que estudiantes y expertos plantean a Del Águila, quien está por hacerse cargo de la cartera de Educación.

Fuente: http://www.s21.com.gt/nacionales/2012/01/09/educacion-afronta-situacion-deplorable