Continúa espera por presidente panameño en conflicto indígena

131
Tolé, Panamá, 17 jun (PL) El presidente panameño, Juan Carlos Varela, es esperado hoy aquí por los dos grupos indígenas, liderados por mujeres, que exigen la cancelación de la hidroeléctrica Barro Blanco, que perjudicaría a vecinos de la zona.
Por segunda vez, la víspera, los integrantes del movimiento 22 de Septiembre que bloquean el acceso a la obra, recibieron emisarios del mandatario con la solicitud de viajar a la capital para intercambiar con Varela, lo que nuevamente rechazó Clementina Pérez, la líder NgÃñbe Buglé.
Pérez, quien ostenta el cargo de cacica regional suplente de la etnia, dijo a Prensa Latina que el sábado anterior una secretaria del Presidente vino hasta el portón de entrada a Barro Blanco para hacerle igual solicitud, la cual recibió similar respuesta.
La también líder de la iglesia Mama Tatda (Santísima Virgen) exige a Varela que venga con la orden de cancelación de la central eléctrica, contra la cual expresa argumentos ambientales que ya perjudican la zona, y que se incrementarían si se pone en funcionamiento.
A corta distancia, en el poblado de Tolé (este de la occidental provincia de Chiriquí), la cacica general Silvia Carrera y su grupo M-10, levantaron este martes un bloqueo sobre la Carretera Interamericana, bajo la condición de que hoy se presente el Presidente, según expresaron a las autoridades policiales de la zona.
Posteriormente recibieron la visita del gobernador de Chiriquí con el mensaje de Varela para iniciar nuevamente el diálogo interrumpido, y le respondieron que lo analizarían.
Ambos grupos aseguran tener suficientes seguidores para emprender acciones de presión al Gobierno que lo obliguen a cancelar Barro Blanco, mientras, la ministra de Ambiente, Mireí Endara y de Seguridad, Rodolfo Aguilera, aseguraron por separado recientemente, que el proyecto continuará.
La empresa contratista Generadora del Istmo S.A. (Genisa) entregó ayer una carta a Clementina Pérez, firmada por el ingeniero Aldo López, vicepresidente y representante legal de la entidad, donde se le advierte que el bloqueo es un delito contra la “inviolabilidad de domicilio, lugar de trabajo y libre tránsito”.
Y solicita “con el debido respeto, que cumpla con las leyes de la República, procediendo de inmediato a levantar los bloqueos ilegales que ejecutan y abandonen todos los terrenos privados de Genisa que tienen invadidos”.
En voz alta, la líder respondió a la entidad, que estos son territorios indígenas y que Genisa está acostumbrada en su país de origen (Honduras) a no respetar a los pueblos originarios, pero aquí se terminó el abuso, porque no lo permitirán, enfatizó.