Casi la mitad del mundo sin acceso a la educación en su lengua

117
Niños que no manejan la lengua en la que se les enseña tienen peor rendimiento que sus compañeros.
El 40 por ciento de la población mundial no tiene acceso a la educación en una lengua que hable o entienda, lo que perjudica el aprendizaje de los estudiantes, en especial los pobres, indicó una investigación de la Unesco.
De acuerdo con la organización, en algunas sociedades multiétnicas se impone con frecuencia una lengua para la educación, a veces por necesidad. Así ocurre con el español en numerosos países de Latinoamérica, con el inglés o francés en muchos Estados africanos y con el farsi en Irán.
El estudio del Informe de Seguimiento de la Educación en el Mundo (GEM), elaborado por un equipo independiente y publicado por la Unesco, apunta que esto dificulta el progreso de los alumnos que no hablan en sus comunidades el idioma que se imparte en la escuela y crea desigualdades respecto a los que sí lo practican.
Como ejemplo claro de esta situación, el informe de la Unesco titulado ‘Si no entiendes, ¿cómo puedes aprender?’, refleja que el 94 por ciento de los alumnos de sexto curso en Honduras que hablan en sus hogares la lengua del colegio habían adquirido las habilidades básicas de lectura, frente al 62 por ciento de los indígenas. En Irán, la adquisición de esas competencias se eleva al 95 por ciento de los alumnos hablantes de farsi y se reduce al 80 por ciento entre los hablantes de otras lenguas locales.
Irina Bokova, directora general de la Unesco, instó a “alentar el pleno respeto hacia el uso de la lengua materna en la enseñanza”, lo que no solo mejorará el aprendizaje, sino que también promoverá la “tolerancia, la cohesión social y la paz”.
Sin embargo, para evitar la marginación que, según la Unesco, podría generar la educación en lenguas locales minoritarias, la organización apostó por la educación bilingüe. Esta opción, según el estudio, ha mejorado las calificaciones escolares y reducido el abandono escolar en países como Guatemala y Etiopía.
Este organismo pidió que se prepare a los docentes para que enseñen en dos idiomas y entiendan las necesidades de los alumnos que están aprendiendo en una segunda lengua.
La organización de Naciones Unidas señaló las carencias de algunas naciones en ese sentido, como Senegal, donde solo el 8 por ciento de los profesores se sienten con confianza para dar clase en las lenguas locales, y Mali, donde el porcentaje desciende 2 por ciento.
Además, la entidad recomendó que estas políticas se prolonguen en el recorrido educativo del alumno, ya que se requieren al menos seis años de enseñanza en lengua materna para reducir las disparidades en el aprendizaje que afectan a los hablantes de lenguas minoritarias.